top of page
  • Foto del escritorLacerta Bilineata

Atraer La Mariposa Macaón (Papilio Machaon) Al Jardín


Macaón (Papilio machaon) extendiendo las alas tras salir de su crisálida en mi jardín
Macaón (Papilio machaon) extendiendo las alas tras salir de su crisálida en mi jardín

La mariposa macaón o mariposa cola de golondrina (Papilio machaon) pertenece a la familia Papilionidae; con una envergadura de hasta 8 cm, esta especie de lepidóptero es una de las mariposas más grandes y bellas de España y de Europa Central. Las orugas se encuentran sobre todo en umbelíferas (Apiaceae) como el hinojo y la zanahoria, pero a veces también en plantas con sustancias químicas similares, como la ruda grave (Ruta graveolens).


El macaón de la foto acaba de salir de su crisálida y todavía está desplegando las alas. Lo fotografié en mi jardín, pero detrás de la foto hay una larga historia que me gustaría contar brevemente ;-)


El jardín silvestre que rodea mi casa de vacaciones en el Tesino, del que proceden todas las fotos que podéis ver en mi web, había sido durante mucho tiempo la manzana de la discordia entre mi madre y yo.


En la raíz del conflicto estaba la parte superior del jardín, que originalmente había sido concebida por mi querida madre como un huerto, pero que, abandonada a su suerte por mí tras "heredarla", se había convertido en un maravilloso oasis de puro caos botánico rebosante de vida insectil.


Mi jardín en Tesino, hace unos años, antes de que "interviniera" mi madre
Mi jardín en Tesino, hace unos años, antes de que "interviniera" mi madre

Mamá no estaba nada contenta. Aunque ella, como todos los miembros de nuestra familia, está muy a favor de dejar que la naturaleza vague libremente alrededor de la casa y ama a todas las criaturas grandes y pequeñas, ella (a diferencia de mí) traza la línea en algún lugar. Ese límite era el huerto.


Y me dejó su desaprobación, y muy claramente; no paraba de fastidiarme por mi reticencia a arrancar las malas hierbas (mi respuesta: "¿Qué malas hierbas? No hay malas hierbas: ¡estoy creando un ecosistema que funciona, mamá!") durante varios años, hasta que mi obstinada negativa la hizo llegar a su punto de ruptura. Al final se hartó.


Mi madre es una astuta señora de casi 80 años (79 para ser exactos), la matriarca y genio maquiavélico de nuestra familia (no me malinterpreten: esa casa y ese jardín siguen siendo suyos - y lo serán para siempre, no importa lo que esté escrito en un papel -), y por eso, como un villano de James Bond tramando una venganza, urdió un plan diabólico.


Un día, mientras yo estaba fuera un par de semanas, me comunicó por correo electrónico que había decidido convertir esta fea jungla de malas hierbas mía en un prado de flores. Yo no podía hacer nada, porque ella ya había encargado a una empresa de jardinería local que aplanara esa parte del jardín y, una vez hecho esto, como describió con evidente placer, el jardinero plantaría las flores silvestres más hermosas y convertiría esta fea maraña mía en un paraíso lleno de color.


A mí no me gustaba nada, como podéis imaginar, pero no podía hacer nada para salvar mi hermoso oasis de caos, así que acepté de mala gana el triste destino de "mi" jardín. Después de aquello, mi madre me evitaba, y las pocas veces que nos vimos, no mencionó el jardín para nada. No me pareció extraño, porque pensé que se sentía al menos un poco culpable por su sigilosa maniobra (en aquel momento, yo aún no había visto la versión "mejorada" del jardín).


Unas semanas más tarde, cuando volví a Ticino, vi por fin el "prado de flores" y el "paraíso de colores" que había encargado mi querida madre. Se me cayó la mandíbula. Pero de asombro, no por la belleza floral de ningún tipo: porque no había ni flores ni belleza de ningún tipo. Sólo había un terrón de césped. Un simple y feo terrón de césped, completamente desprovisto de vida de insectos (u otros animales), que ya se estaba volviendo de un amarillo parduzco debido a la falta de lluvia de las últimas semanas, asi que recordaba más a los colores de una taza de váter mal limpiada que a un paraíso florido.


El "prado florido" de mamá (o más bien el desierto de césped) tal y como lo encontré por primera vez
El "prado florido" de mamá (o más bien el desierto de césped) tal y como lo encontré por primera vez

En este punto hay que mencionar que el italiano de mi madre no es tan bueno (de hecho, está tan lejos de ser bueno que se podría argumentar que no lo habla en absoluto) y, como resultó, había habido un "pequeño" malentendido. En lugar de plantar hermosas flores silvestres, después de nivelar mi oasis, el jardinero local había puesto rollos de césped, del tipo que suele utilizarse para los campos de fútbol estériles.


De acuerdo (dirán ustedes, queridos lectores); triste historia, hermano, pero ¿qué tiene que ver eso con el macaón de la foto? La respuesta es: todo. El otoño pasado y toda la primavera de este año planté flores silvestres en ese jardín como un loco; planté escabiosa de campo y trébol rojo, margaritas diploides, echium, salvia y tomillo y lavanda, así como plantas para las orugas de macaón, como hinojo y zanahorias silvestres.


El (antiguo) desierto de césped de mamá desde el mismo ángulo que en la foto anterior, después de que tomara medidas
El (antiguo) desierto de césped de mamá desde el mismo ángulo que en la foto anterior, después de que tomara medidas

Este fue mi intento desesperado de deshacer el daño y la terrible devastación que la ira de mi madre había provocado en la tierra (bueno, en la tierra de mi jardín al menos) y convertir este desierto empapado en un oasis para insectos y un paraíso lleno de color una vez más.



Y funcionó! Desde que esas plantas empezaron a florecer, mi jardín se ha convertido en una atracción para todo tipo de mariposas e insectos en general, incluso los más raros - y, por supuesto, para mi invitado y visitante más querido que puedes ver en la foto de arriba: el macaón.



Estas preciosas mariposas son ahora huéspedes habituales e incluso han puesto huevos en el hinojo (que ahora es una reserva para simpáticas orugas de macaones).



Así que, al final, mi madre se salió con la suya (como todas las madres del mundo desde el principio de los tiempos, no os engañéis 😉). Mis malas hierbas han desaparecido, ahora sí que hay un prado florido e incluso hay verduras (aunque el hinojo se reserva estrictamente para los macaones 😊).


Tengo la ligera sospecha de que quizás el italiano de mi madre es mejor de lo que deja entrever...


mariposa macaón sobre trébol rojo en mi jardin
Macaón (Papilio machaon) sobre trébol rojo



Comments


bottom of page